Vivir con niños y mantener todas las cosas en su lugar en casa no siempre es sencillo. A los pequeños les suele gustar tomar cosas prestadas de los padres, hasta hay veces que se ponen ropa y accesorios de los grandes para jugar.

Las joyas de los adultos, sobre todo de las madres que acostumbran tener más cantidad y variedad, suelen ser de interés para los pequeños que se entretienen jugando a “ser grandes” por un rato. Sin embargo, en ocasiones toman las cosas sin permiso y las pierden, lo que conlleva  a que los padres se enojen.  

Para que esto no suceda, una de las opciones es tener las alhajas guardadas fuera del alcance de los niños.

Sabemos que a los pequeños les encanta revisar y dar vuelta los cajones en busca de quién sabe qué, por eso una buena opción para guardarlas es hacerlo en una caja metálica bajo llave. 

No necesariamente deben ser cajas de alta seguridad.

Se pueden adquirir cajitas muy cute que son ideales para esto, y que también es una buena opción para todos los que llevamos el niño interno y nos gustan los detalles de este tipo.

Por otro lado, además pueden ser útiles para que los niños guarden cosas de extrema importancia para ellos. Por ejemplo, cartas que se envíen con sus compañeros o algún recuerdo en particular.  

 

                                                           

Spread the love