Los padres somos un ejemplo para los hijos en todo sentido, y lo relacionado a la finanzas no es una excepción. Si bien los niños no deben preocuparse de los gastos e ingresos de la familia, es importante transmitirles términos básicos desde pequeños para que aprendan el concepto de dinero y de ahorro.

Es pertinente comprender que el ahorro es un valor que genera conductas positivas, siempre y cuando los padres sean un buen ejemplo. Es decir, si nosotros los adultos solemos quejarnos por la falta de dinero a diario no será un acto tan positivo para el niño.

Es necesario informarles a los más pequeños del hogar que todo se adquiere con sacrificio y esfuerzo, que el dinero no cae del cielo. Una manera de contribuir con esto es enseñarles el acto de ahorrar o juntar plata para un cometido en particular.

Para empezar a ahorrar es bueno regalarle una alcancía. Si es atractiva y llamativa motivará más al niño a llenarla.

Para comprender el proceso de ahorro primero deben conocer el valor del dinero, ya que es la manera de que entiendan prácticas concretas de financiamiento.

Una vez cumplida la primer fase, esta es la manera de fomentar el ahorro:

  1. Nuestros niños deben comprender la diferencia entre el gasto y el ahorro, lo que implica que aprendan a administrar sus recursos.

Se le llama gasto a lo que se utiliza para costear cosas en determinado momento y ahorro a lo que se guarda para alcanzar una meta determinada.

Un buen momento para enseñarles sobre el manejo de dinero es luego de que aprenden a sumar y a restar en los primeros años de primaria. Es entonces cuando deben recibir una alcancía para que se familiarice con la gestión.

  1.  Ahorrar ayuda a establecer metas, para lo que nosotros los padres debemos ayudar. Las cosas se adquieren a través del esfuerzo y solo excepcionalmente se obtienen por suerte.

Tener una meta clara ayuda a que practiquen su paciencia. Los niños disfrutan de sus logros y valorarán aún más cuando lo obtengan.

  1. También, los adultos debemos mostrar las diferentes formas de ahorro posible. Para los niños la manera más entretenida es a través de una alcancía. Además, pueden revisar los movimientos de su cuenta.  

¡Ahora es momento de poner en práctica estos consejos! ¡Mucha suerte!

Spread the love